Escribir primer paso

Cura para volver a escribir: escuchar a Justin Timberlake.

Llevo meses con un bloqueo de escritor tremendo. No saben la cantidad de días que llevo tratando de escribir sobre algo, ¡y vaya que tengo temas para compartir y contarles!

Sin embargo, nada fluye más allá de un par de párrafos.

Intenté tomar fotos y que esto me inspirara a escribir, pero hasta ahora, no ha ayudado mucho.

Supongo que es normal tener momentos así y es que con las preocupaciones del día a día, es difícil encontrar el tiempo para escribir.

¿Es normal no encontrar nada que escribir?

Es mi pregunta para ustedes, los que escriben y los que no.

escribir pagina en blanco
Foto de Nick Morrison en Unsplash

Todos los días, por más rutinarios que puedan ser tienen nuevas aventuras que contar y sucesos que al parecer son irrelevantes, pero que a otros pueden ayudar en momentos difíciles. Además, escribir es algo que disfruto y me hace feliz.

He iniciado temas sobre Australia, Colombia, viajes, lecturas, series, ustedes nombren el tema y debo tener uno que otro párrafo suelto por ahí. Además, cada semana saco un tiempo al brainstorming (lluvia de ideas) donde hago listas de temas y de contenidos por crear. A pesar de esto, he sentido que nada es digno de ser continuado. (Cosa que espero que cambie pronto).

Justo hoy, entre todos los días, me había estado sintiendo fuera de lugar. Cómo si algo me hiciera falta, pero no hallaba qué.

Traté de ver televisión, leer un libro, caminar y bailar. Nada funcionó, seguí sintiéndome fuera de mi elemento.  

Así que decidí escuchar música.

Desde hace días tengo pegada la canción de All the things she said de T.a.T.u, y bueno por ahí inició el viaje hacia la nostalgia. No pasó mucho más hasta que llegué a la música de Justin Timberlake, que al igual que ha hecho durante los últimos 20 años, me sube el ánimo con un par de notas.

Foto de Mohammad Metri en Unsplash

¿Y que pitos juega Justin Timberlake, con escribir?

Hay una confesión que debo hacerles (para los que me conocen de toda la vida sabrán que este es probablemente lo segundo que digo después de presentarme). Desde mi adolescencia tengo un amor irracional por Justin Timberlake.

Y más allá de ser una adolescente enamorada de un artista famoso y atractivo, siempre he sido fan de su música. De manera genuina he escuchado muchas (por no decir todas) de sus canciones que me han acompañado durante las diferentes etapas de mi vida.

Mientras escuchaba una de sus canciones y después de pensarlo durante 20 segundos, decidí que quería escribir sobre Justin Timberlake.

Un breve viaje por la música de Justin Timberlake

(U otro pretexto para hacer este post más largo)

El primer álbum como solista de JT, fue Justified que salió por allá en el 2002. Este fue el que catapultó su carrera. Tal vez la canción que todos conocen y que ha generado polémica en los últimos años (tema del que no quiero hablar) es Cry Me A River. Sin embargo, la mejor canción de ese álbum, a mi modo de ver, es Still on my Brain. Una canción que puse en mi discman un millón de veces. Mi adolescencia triste y melancólica tenía como parte de su banda sonora esta canción.

Tiempo después en su segundo álbum llamado Future Sex / Love Sounds, tiene sonidos más de rumba y se mete un poco más en el R&B. De nuevo, la canción más famosa y revolucionaria para su tiempo (no dicho por mí) es Sexy Back. Pero mi corazón le pertenece a Summer Love. Esto fue ya hacia el final del colegio e inicios de la universidad.

Siguió un álbum doble titulado The 20/20 Experience. Para mí, este es el mejor álbum que ha hecho Justin Timberlake en su carrera musical. Excelentes temas como TKO, Strawberry Bubblegum, Amnesia, Gimme What I Don´t know, Tunnel Vision, Only when I walk away… podría mencionar todas las canciones, no es suficiente para alabar este álbum.

De aquí también se desprende Mirrors, una canción que es una carta de amor dedicada al amor de sus abuelos. Este trabajo discográfico tiene un gran espacio en mi corazón, cómo podrán notar. Estas canciones fueron las que me acompañaron durante tiempos bastante turbulentos en mi vida. Tiempos llenos de cambios, corazones rotos, muerte y tristeza.

Finalmente, en 2017 Justin Timberlake sacó el que hasta ahora ha sido su último lanzamiento. (Por favor JT saca un álbum pronto) Man of the Woods. Un trabajo mucho más maduro, con sonidos definidos y ritmos que representan su estilo musical. Montana, Higher Higher y Supplies pueden ser las canciones que definen la etapa de la vida en la que me encuentro ahora.

Cómo ven… este artista me ha acompañado toda la vida.

¡El bloqueo del escritor desapareció! (o al menos por este post)

El impulso que sentí al escuchar su música, es algo que llevaba días buscando (por no decir meses), la tan conocida “Musa”.

Y tal vez este post sea el más banal de este blog, tal vez no, puedo ser todavía más banal.

Pero no quise perder la ocasión de escribir y contarles que es normal tener bloqueos y dejarnos llevar por nuestras rutinas.

Escribir y rutina
Foto de Marissa Grootes en Unsplash

Durante este 2022 ha pasado de todo, tuvimos COVID e hicimos una COVID party porque ya untado el dedo…, viajamos a Colombia, nos cambiamos de casa e inicié nuevos retos laborales. Todo en un par de meses.

Eso sin hablar de todo el caos que esta ocurriendo en la geo-política del mundo actual, de las futuras elecciones en Australia y en Colombia, y más hechos socio-económicos de los que no se trata de este blog.

No es para menos que todo esto resulté ser abrumador. Y de corazón espero que sea normal no poder sacar el tiempo para hacer lo que queremos. Eso y que amo procrastinar.

Y pues sí… así fue como Justin Timberlake inspiró este post y me sacó del bloqueo del escritor que tenía hace meses.

A la larga, siento que ya no debo justificar mi gusto por él.

Así que con permiso seguiré escuchando mi playlist de Justin y escribiendo: 

¿Ustedes tienen un artista que les suba el ánimo así?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.