Colonia: real, cruda y necesaria.

Las historias acerca de la Segunda Guerra Mundial han nutrido al mundo cinematográfico durante las últimas décadas. Colonia, es una cinta que nos cuenta como esta guerra afectó a Suramerica. Un relato que muy pocos conocen.

Contexto

Poco antes de finalizar el holocausto, cuando se veía venir la inminente derrota de Alemania, hubo comandantes, soldados o simpatizantes nazis que alcanzaron a huir. Gran parte de ellos llegaron a Latinoamérica principalmente a los países del cono sur: Chile, Argentina, Brasil y Paraguay.

De estos personajes, destacan los que no lograron integrarse de manera positiva a la sociedad, lamentablemente. Bien conocido es el caso del Dr. de la muerte: Joseph Mengele, el médico que hizo experimentos crueles y salvajes con los prisioneros de los campos de concentración. Este hombre alcanzó a llegar a Argentina bajo un alias, vivió tranquilo e incluso cuando la persecución disminuyó, utilizó su nombre real en el directorio telefónico. Al poco tiempo, la caecería a los nazis se reanudó, al ser uno de los hombres más buscados por sus atroces crímenes, huyo de nuevo. Esta vez arribó a Paraguay. Allí vivió de manera tranquila, protegido por el gobierno hasta su muerte años después. Como él, se presentaron muchos casos de nazis refugiados por gobiernos suramericanos.

Una particularidad de los países que recibieron a estos fugitivos, fue que todos fueron dominados por dictadores en la segunda mitad del siglo XX.

Así es como llegamos a Chile, poco antes del golpe militar que terminó con el gobierno de Salvador Allende, algunos de sus seguidores daban discursos y difundían el mensaje que este promulgaba.

Trailer

¿De qué va?

Spoiler Alert.

En las calles de Santiago de Chile inicia esta historia. Un grupo de jóvenes están reunidos en las calles repartiendo panfletos con las ideas de Allende. El diseñador de ellos era Daniel (Daniel Brühl) un joven alemán que había llegado a la ciudad meses antes fascinado por las ideas socialistas.

Cada semana un vuelo desde Frankfurt llegaba a esta ciudad. La tripulación recorría las calles de la capital chilena para descansar y disfrutar mientras programaban su vuelo de regreso. Una de las azafatas es Lena (Emma Watson) quién entre los trancones en las avenidas, reconoce al joven diseñador y decide sorprenderlo colándose entre la multitud, no sin antes despedirse de sus compañeros de trabajo y avisarles que se verán de nuevo en un par de días.

Daniel y Lena viven sus días juntos disfrutando el uno del otro. Sin embargo, aquel 11 de septiembre de 1973 se atraviesa en su felicidad. Allende es derrocado y fusilado. Un nuevo poder ha llegado y es comandado por el General Augusto Pinochet. Nuestros protagonistas emprenden la huida, ya que al ser fervientes seguidores del régimen anterior, se consideran enemigos del nuevo gobierno.

https://www.theedgesusu.co.uk/film/cinema/2016/06/30/review-colonia/

Sin embargo, Daniel es identificado y es llevado como prisionero político a un lugar llamado Colonia Dignidad. Lena preocupada, busca la manera de sacarlo de allí, al no recibir ayuda de los amigos de Daniel, decide infiltrarse para estar junto al amor de su vida. Paul Schäfer, un alemán nacido en Bonn es quien dirige la comunidad que él mismo fundó.

Colonia Dignidad decía ser un lugar para entregarse a la espiritualidad y celebrar la cultura alemana. No obstante, todo esto solo era una fachada. Apoyados por entes gubernamentales, este lugar fue nefasto y violó una considerable cantidad de derechos humanos.

Lena y Daniel, deberán encontrar una forma de salir de allí y dar a conocer los horrores que vieron y vivieron en carne propia.

La cinta la pueden encontrar en Netflix o alquilarla a través de Google Play.

Ficha Técnica

El veredicto

Daniel Brühl demuestra porque es uno de los mejores actores de su generación, a pesar de tener una amplia filmografía, en Hollywood aún no es tan reconocido. En Colonia, nos muestra un retrato desgarrador y una fuerza actoral imparable. Emma Watson, con una actuación sobria y elegante ha escalado y crecido en su carrera profesional, en esta película, una vez más, demuestra su versatilidad.

La fotografía de Colonia es impecable, así como la dirección de arte.

Algo que destaco es que a pesar de no ser una película chilena, respetan los acentos y la entonación de los actores al hablar español. Toco este tema, porque en otras cintas recreadas en un país suelen utilizar todo tipo de acentos del castellano, pero rara vez del país que representan.

Son increíbles las capacidades del ser humano, como puede crear cosas benéficas que ayudan a los demás, también puede construir lugares terroríficos y llenos de maldad.

Este tipo de películas nos ayuda a conocer la historia para no repetirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.