La magia del café en casa

El café es sinónimo de empezar una mañana, acompañante de estudio, la excusa perfecta para reuniones con amigos lejanos y charlas extendida, compañero de trabajo y aliado contra el sueño.

Una de las bebidas más consumidas en el mundo, algunos lo consideramos un imprescindible para empezar nuestra jornada, para otros es muy fuerte o simplemente no es de su preferencia.

Foto tomada de Pictoline.

La cultura del café:

A pesar de que en Colombia se produce café de muy buena calidad y sabor, apenas ahora estamos aprendiendo a apreciar las virtudes de este fruto.

Antes los mejores granos solían ser solo para exportación, ahora es más fácil disfrutar de un buen café, gracias a varias marcas que han logrado incorporarlo a precios módicos. En este post pueden encontrar algunas tiendas de café que recomiendo en Bogotá.

Australia por el otro lado, es un país que tiene una cultura de café bastante fuerte, en las grandes ciudades podemos encontrarnos con varias tiendas de café, cada una con sus particularidades y su especialidad bien definida.

Coffee Drinks in Australia

Es normal encontrar que ser barista es una profesión de respeto y de un alto nivel de experiencia y profesionalismo, ya que tener el conocimiento para lograr extraer las mejores notas de una variedad de café y conocer las preparaciones que acentúan las mismas hace la diferencia a la hora de probar un buen café.

Sin embargo, aprender a preparar un muy buen café en casa, no es una tarea difícil y no necesitamos ser expertos. Hay variedad de preparaciones y de métodos para poder disfrutar una buena taza. 

Por tal motivo, no me considero una experta en preparaciones, pero basada en mi experiencia personal (como consumidora y aficionada), les traigo algunos métodos para hacer el espresso.

El Espresso, el secreto mágico.

Close-up view of espresso pouring from espresso coffee machine into a coffee cup in the coffee shop by: bongkarn thanyakij

TODAS las bebidas de café tienen como base el espresso. Obtenerlo con los estándares de un barista es cuestión de química, tener las medidas, temperatura y presión precisas logran un espresso de alta calidad.

Para especificaciones técnicas les dejo está página en donde podrán ver a detalle los consejos por expertos, cómo les digo yo solo soy una aficionada.

¿Cómo compro el café?

Lo más importante es conocer el tipo de café que vas a utilizar. Hay muchas variedades de café, a su vez varias maneras de tostar el grano y de molerlo.

From: Pixabay

Para obtener mayor información, pueden ir a tiendas especializadas en café, preguntarle a un barista o revisar un libro que me gusta mucho que se llama:  The art and craft of coffee.

En resumidas cuentas, el grano para que obtenga su sabor y el balance, debe pasar por un proceso de tostión, dependiendo de lo que se busque resaltar o esconder. Si ustedes revisan el empaque del café que consumen en casa, podrán encontrarlo en la etiqueta.

Cada marca nombra a este resultado de maneras diferentes. Hay 6 categorías conocidas para catalogarlo, pero para hacerlo un poco más sencillo, voy a mencionar las tres más distinguidas, para más detalle, de nuevo, pueden consultar con un experto.

La sugerida para muchos, es la tostión media. Sin embargo, esto depende del tipo de grano y del gusto de cada uno de ustedes.

No les voy a hacer la historia larga con el tipo de molienda para utilizar en su café, si tienen la oportunidad de comprarlo en tienda especializada, pueden decirle al vendedor que cual es la sugerencia acorde al método de preparación que vayan a utilizar.

Si quieren adquirir el café molido, de una vez, el único consejo es que revisen que la fecha de molienda sea reciente para tener un café fresco.

Ahora sí el espresso:

Para prepararlo en casa les tengo tres maneras que ensayé.

Con el espresso de cada una de ellas podemos lograr preparar gran variedad de bebidas para todo tipo de clima y temporada.

Moca Italiana:

Tal vez una de las más populares y más comunes en casa.

Foto por: Laura Bermúdez
  • Lo primero es llenar de agua tibia la parte inferior, la medida es justo debajo de la válvula.
  • Después debemos llenar el filtro con el café molido, lo debemos dejar al ras, sin hacer ningún tipo de presión.
  • Finalmente ponemos la parte superior de la cafetera y lo ponemos en fuego bajo por unos minutos.
  • Una vez el vapor empiece a salir de la parte superior, esperamos a que el café suba. Una vez termine de evaporarse, apagamos y servimos de inmediato.

Prensa Francesa:

Foto por: Laura Bermúdez

Para este método seguí las instrucciones del libro The art and craft of brewing coffee de Kevin Sinnot, este es para 6 tasas de espresso.

  • En una tetera u otro recipiente ponemos a hervir agua, más o menos unas tres tasas o 740 ml.
  • Mientras tanto calentamos la jarra, con un poco de agua caliente de la llave, la secamos bien y procedemos a echarle 2 cucharadas o 10 gr de café molido.
  • Procedemos a echarle la mitad del agua caliente y esperamos a que se cree la espuma dorada natural del espresso (si esto no sucede no se preocupen). Una vez la espuma baje, terminamos de llenarla.
  • Alistamos un cronometro por 4 minutos y colocamos la tapa, teniendo en cuenta que la válvula debe estar hacia arriba.
  • Bien tapado iniciamos el cronometro, cada minuto le damos un par de vueltas suaves sin bajar la válvula.
  • Pasados los 4 minutos, bajamos la válvula despacio, pero con firmeza hasta que logremos bajarlo por completo.
  • Una vez este listo servimos de manera distribuida en las tasas.

Máquina de Espresso.

El último método que utilice, tal vez el más sofisticado para algunos, es un electrodoméstico que funciona bajo los mismos principios que las máquinas de espresso de las grandes tiendas. Cabe aclarar que como son diseñados para el hogar, no tienen las mismas funciones.

Con esta si hay que tener un poco más de técnica y podemos obtener un resultado cercano a uno profesional.

Al ser un poco más complicado, en este tutorial pueden encontrar una explicación más didáctica:

Si van a invertir en una de estas máquinas, hay varias marcas en el mercado que tienen buena reputación y gracias a internet siempre podrán encontrar reseñas.

Hasta el momento yo he tenido dos, en Colombia tuve una Delonghi y en Australia tengo una Breville (como la del video). Ambas son muy buenas marcas y son fáciles de utilizar, al principio pueden ser un poco intimidantes, pero con la practica se hace el maestro.

Si quieren conocer algunas preparaciones, pronto les traeré algunas a través de mi instagram: @rizos.cafe

Fotografía: Laura Bermúdez

Durante estos tiempos de incertidumbre, nada mejor que una taza de café para acompañar las angustias y saborear la esperanza de un mundo mejor.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.