Juegos Olímpicos de Sídney 2000, aún memorables.

No puedo creer que ya son 21 años desde que pasaron los juegos olímpicos de Sídney 2000. Uno de los eventos más célebres de inicios del siglo XXI, y que, para muchas personas, incluida su servidora, fue el evento internacional que puso a Australia en el mapa.

By Canva

Aclaración, este artículo es más histórico y anecdótico que deportivo. (Por si quieren dejar de leer aquí).

A pocos instantes de iniciar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020-21, uno de los eventos más polémicos en realizarse, quise conmemorar la primera olimpiada que esta registrada en mi memoria, ya que para las del 96 y 92 era aún muy pequeña para recordar.

Además, esto me da excusa para hacer una especie de especial en este blog sobre momentos de nostalgia, algunos trágicos como los atentados a las torres gemelas en 2001 y la influencia que han tenido las telenovelas y series en nuestra narrativa como colombianos. Muy pronto espero tener listas estas entregas por este medio.

¡Llegó el siglo XXI con todos los juguetes!

La celebración del año nuevo del 2000 es una de las que más recuerdo, estaba en casa de mi abuelita en San Pelayo, Córdoba, Colombia. Era un momento muy importante ya que era el fin de un siglo y un milenio. ¡Pasábamos de 1999 al 2000 y éramos conscientes de vivir este cambio!

Era el momento de iniciar nuevos ciclos, y si bien por mi corta edad mi entendimiento solo me permitía saber que era un cambio muy importante, sé que el mundo se preparó y esperaba con ansias el tan temido y anhelado siglo XXI. Aquel 31 de diciembre, como es costumbre en Colombia, los noticieros transmitieron las celebraciones de año nuevo de los países en los que ya era el año 2000.

Recuerdo muy bien cuando (si mi memoria no me falla) vi por primera vez el Harbour Bridge, o puente de la bahía de Sídney, Australia, uno de los lugares icónicos en donde se celebra con todos los juguetes el año nuevo. Poco sabía yo, que algún día de los próximos 20 años, esta ciudad pasaría a ser mi nuevo hogar

By Canva

En ese año donde muchos temían que los sistemas explotaran (el famoso Y2K), los robots tomaran el control del planeta, entre otras falsas creencias. Algo si estaba muy claro y era que un país relativamente nuevo, lejano y ajeno, iba a ser el centro de atención mundial por unas semanas gracias a los Juegos Olímpicos, los primeros del siglo XXI.

Demos un pequeño paseo a 1993:

Después de las olimpiadas de Barcelona 1992, se debía elegir quien sería la sede para las olimpiadas #27, las ciudades candidatas fueron: Beijing, China; Manchester, Inglaterra; Berlín, Alemania; Estambul, Turquía y Sídney, Australia. Tras una deliberación del comité olímpico, la competencia quedó entre la capital de China y la ciudad más poblada de Australia.

Según la información que encontré, por diferencias políticas (no muy diferentes a las actuales, pero en las que no quiero profundizar) Beijing no fue la elegida para este evento, sin embargo, como ya sabemos, en el comité olímpico se reivindicaron y fue elegida como sede de los juegos olímpicos de 2008.

Sídney, se convirtió en la segunda ciudad del hemisferio sur en recibir tan histórico encuentro deportivo. La primera fue su ciudad rival, Melbourne en 1956. Las olimpiadas de Melbourne merecen su propio post, ya que la historia es bastante interesante.

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos Sídney 2000

Para este post, hice una investigación sobre cuando fueron instalados los juegos olímpicos en Sídney, fueron el 15 de septiembre, y ustedes se preguntarán la razón por la que coloco la fecha específica, bueno pues para los que no sabíamos, hay dos juegos olímpicos los de verano y los de invierno. Estas estaciones están determinadas por las del hemisferio norte, Australia por estar ubicada en el hemisferio sur, tiene las estaciones en otro orden. Por tal motivo, las olimpiadas de Sídney, que eran las de “verano”, sucedieron en primavera.

La inauguración fue ese 15, y contó con la participación de varios artistas e interpretes, que como es costumbre en este tipo de eventos, muestran la riqueza y variedad cultural de la ciudad anfitriona.

El arte y el deporte tocan fibras:

Cuando uno se pone a observar los detalles de las inauguraciones de los juegos olímpicos de otras ciudades, se puede apreciar el valor cultural y la magnitud de las manifestaciones artísticas. Sin embargo, para muchos de nosotros latinoamericanos, no sentíamos una conexión real con estas ceremonias, tal vez hasta cuando los olímpicos de Río 2016 (para los que nacimos en los 90s) estos son únicos olímpicos que han tenido como sede una ciudad latinoamericana en nuestro paso por la tierra. Aún así, al no ser ciudadana de este país, hizo falta un no sé qué para sentirlo más propio.

Viendo la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos de Sídney y al llevar un tiempo viviendo aquí, no pude evitar sentirme conmovida en varios momentos. Tal vez uno de los más memorables es en el que salen varios grupos de aborígenes de diferentes zonas de Australia, a bendecir los juegos y en su cultura darle la bienvenida a su territorio a las delegaciones de 199 países distintos.

En esta demostración artística participaron más de 12000 artistas que resaltaron la historia de Australia, su fauna y flora, los océanos que la rodean, el arte, los tradies (trabajadores de construcción, plomeros, electricistas, mecánicos, etc.)  una de las carreras con mayor demanda y mejores salarios de Australia (prometo hacerles un post sobre los tradies). Pero como dije antes, lo más importante fue el homenaje a la cultura aborigen y su lenta y emotiva reconciliación con la historia de este país.

¡Colombia obtuvo su primera medalla de oro!

Otro de los hitos de estos juegos olímpicos fue para mi país de origen: Colombia. Por primera vez desde que nuestro país participaba en unas olimpiadas, ganamos una medalla de oro, gracias a María Isabel Urrutia, por levantamiento de pesas. Desde entonces, ella representa una gran parte de la sociedad colombiana: trabajadores, entregados, responsables, apasionados y con ganas de salir adelante. Aún hoy a 21 años del suceso de esta deportista, seguimos recordando con orgullo su proeza.

A parte de esto, en el marco de este evento deportivo, se celebraron 100 años desde que las mujeres empezaron a competir y por primera vez, Corea del Norte y Corea del Sur participaron bajo una misma bandera.

Estados Unidos fue el país que ganó más medallas, seguido por Rusia y China. Australia logró un histórico cuarto lugar, ganando 58 medallas en total.

Las olimpiadas del 2000, pasaron a la historia:

La logística desplegada en estas justas, dejaron el nombre de Sídney y Australia por todo lo alto. Desde entonces, estos juegos se han convertido en referente para diversos eventos.

Los juegos olímpicos de Sídney 2000, marcaron la historia de muchos niños que, como yo, sintieron curiosidad por este tipo de eventos deportivos, empezamos a dimensionar las distancias y lo amplio que es nuestro planeta, la cantidad de culturas que alberga y que forman parte de la humanidad.

Australia volverá a ser el país anfitrión de unos juegos olímpicos en 2032, esta vez con la tercera ciudad más poblada: Brisbane. Una decisión que llena de ilusión al país, que, en medio de la ola más fuerte del Coronavirus, se abraza a la esperanza de poder volver a la normalidad lo más pronto posible.

Brisbane by Canva

A pesar de las polémicas, espero con ansias la inauguración de Tokio 2020-21, para ver los alcances de la creatividad humana, la visión de una sociedad tan diferente a la mía como lo es la japonesa y ante todo, para que triunfe el arte, el deporte y la paz. En el `99 no sabía que iba a vivir en Sídney años después, ¿quién quita que lo mismo suceda con Tokio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.